ILGALAC : LAS LUCHAS POR EL ORGULLO

Se cumple medio siglo de la revuelta de Stonewall Inn, de la noche del 28 de junio de 1969 cuando en ese bar del Village de New York, un grupo de trans, lesbianas y gays se resistieron a la violencia policial, a ser arrestadas, y comenzó una resistencia que fundó parte del espíritu combativo del movimiento por la liberación de la opresión contra la orientación sexual y la identidad de género.

El 50 aniversario de la resistencia desde aquel convirtió a la ciudad de New York en escenario del Orgullo Mundial (WorldPride), una “celebración global” que ya fue celebrada en otras ciudades del mundo como Madrid y Toronto y que por primera vez será en EE.UU. En paralelo se realizarán algunas marchas que, por el contrario, no tendrán presencia de corporaciones ni de la policía, como el Trans Day Action, la Dyke March y la Queer March, creadas y sostenidas por activistas y organizaciones que recuperan el espíritu original de la revuelta de Stonewall Inn.

Entre lo más importante que sucedió alrededor de este aniversario es que distintas instituciones, privadas y públicas, se encargaron de hacer historia, organizando muestras que recuerdan las luchas pasadas contra las formas de la represión, incluyendo la Marcha del Orgullo como resistencia. Dos de las muestras son clave: la de la Biblioteca Pública de New York y el Museo de la Sociedad Histórica de New York. Ambas focalizan en la historia del activismo alrededor de Stonewall, con distintas secciones que exponen tanto las publicaciones como las marchas a través del tiempo, dando cuenta también de los lugares de encuentro y de las consignas y estrategias que aparecieron a través de distintas formas de lucha a lo largo del tiempo. El enfrentamiento con la policía fue tan importante como después lo fueron las políticas contra la desidia gubernamental frente a la crisis del sida, llegando al enfrentamiento como el neoliberalismo actual, desde Giuliani, que propuso la gentrificación como forma de exterminio de la diversidad de cada uno de los barrios de New York. Las muestras se crearon con la colaboración de organizaciones activistas, como la Lesbian Herstory Archives, primordial para testimoniar la presencia de lesbianas a lo largo de la historia, y de la noche de la revuelta de Stonewall misma, que había sido silenciada.

 

Fue fundamental la presencia latina e hispana en Stonewall y el primer activismo que surgió en consecuencia, como señala Edmund Whiteen el prólogo del libro The Stonewall Reader, editado especialmente para esta celebración por la Biblioteca Pública de New York. Dos de las más importantes representantes de la resistencia de Stonewall, Audre Lorde, hija de inmigrantes del Caribe, y Sylvia Rivera, ascendencia puertorriqueña y venezolana, generaron hasta hoy una importancia cultural por sus trabajos comprometidos con el cambio social desde un activismo radical que sigue desafiando cualquier autoritarismo heterocispatriarcal.

 

Por eso es importante la presencia de ILGALAC en este 50 aniversario, para seguir recuperando y aportando desde voces migrantes, desde perspectivas que ponen en crisis muchas de las maneras conservadoras de relacionarse de la comunidad estadounidense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *